Cirugía de Busto

MAMOPLASTÍA DE AUMENTO

El tamaño y forma de los senos es muy importante para muchas mujeres, por lo que su corrección les ayudará a verse y sentirse mejor consigo mismas.

La cirugía más solicitada es el aumento de busto o Mamoplastía de Aumento, en la cual se utilizan prótesis para mejorar el tamaño y forma de los senos.
Los senos están formados por tejido glandular en donde se produce la leche materna, y por tejido graso. No contiene ningún músculo que pueda ejercitarse para aumentar su volumen o levantarlo.

El busto puede ser pequeño por falta de desarrollo, por pérdida de volumen después de los embarazos por atrofia del tejido glandular, o por pérdida de peso cuando la grasa es su principal componente.

Los implantes están fabricados con una cubierta de varias capas de silicón grado médico y rellenas de gel de silicón cohesivo, Existen diferentes formas, proyecciones, consistencia de gel, y por supuesto diferentes tamaños.

Los implantes pueden ser colocados a través de incisiones en la mitad inferior de la areola o en el surco submamario (sitio en donde se une el seno al Tórax) y pueden ser ubicadas por delante o por detrás del músculo Pectoral Mayor.

La decisión de la ubicación del implante respecto al músculo dependerá de varios factores: Si el grosor del tejido que lo cubrirá es muy poco, es mejor colocarlas detrás del músculo para evitar la presencia de pliegues visibles en la parte superior y lateral del seno. En estos casos es importante modificar la inserción muscular para evitar que con el tiempo los implantes se desplacen hacia abajo o hacia los lados haciéndolos ver muy bajos, muy separados o incluso deformados, particularmente en las mujeres que hacen mucho ejercicio con la parte superior del cuerpo. Cuando se colocan por delante del músculo la caída del seno es más natural. En ambos casos los implantes estarán detrás de la glándula, por lo que no interferirán con la lactancia, esto es, las pacientes pueden amamantar a sus bebés después de colocarse prótesis de busto.

La cirugía se realiza con anestesia local y sedación en forma ambulatoria. La molestia es muy tolerable, presentándose principalmente al levantar los brazos en los primeros 2 días después de la operación. La mayoría de las pacientes se reincorpora a sus actividades laborales en un lapso de entre 3 y 5 días, debiendo portar un sostén especial por 4 semanas.

La decisión del tipo de implante, tipo de incisión, ubicación, y tamaño del mismo dependerán de lo que cada paciente necesite, desee y espera de la cirugía, por lo que es necesaria una valoración individualizada, ya que lo que sería mejor para una paciente pudiera no serlo para otra.

Se ha comprobado a través de múltiples estudios científicos que las prótesis mamarias no provocan la aparición de cáncer, enfermedades del tejido conectivo, ni impiden realizar evaluaciones radiológicas para detectar cáncer de mama.

MASTOPEXIA (Levantamiento de busto)

La Mastopexia es la cirugía que se utiliza para levantar y dar firmeza a los senos que han perdido su forma juvenil. Estos cambios pueden ser ocasionados por atrofia después del embarazo o lactancia, disminución o fluctuaciones importantes de peso y pérdida de elasticidad de la piel por la edad, fuerza de gravedad o genética.

Existen varios grados de Ptosis Mamaria (caída del seno), y por lo tanto diferentes formas de tratarla. Para su clasificación tomamos en cuenta la posición del complejo areola-pezón en relación al tejido debajo de ellos (polo inferior) y al Surco Submamario (el punto en donde se une el seno al tórax). La posición normal es aquella en la que el pezón y el polo inferior del seno se encuentran por encima del Surco Submamario.

El tratamiento dependerá del grado de Ptosis y del tamaño del busto, pudiendo corregirse con una prótesis, Mastopexia, o una combinación de ambas.

En los casos más leves con un seno pequeño a moderado, se puede corregir con la aplicación de un implante, teniendo la ventaja de que se corrige la caída del busto, se le da un volumen más atractivo y no tendrá cicatrices amplias.

Cuando la caída es más pronunciada es necesario realizar una Mastopexia, en la cual se elimina exceso de piel debajo de la areola y se eleva el pezón. En estos casos será necesario realizar incisiones que originarán cicatrices, las cuales pueden ser una circular alrededor de la areola, una vertical o una en forma de ancla, dependiendo de la forma, tamaño y grado de caída. También puede combinarse con la aplicación de un implante para dar mayor volumen y proyección.

La cirugía es ambulatoria, se realiza con anestesia local y sedación. Se presenta muy poco dolor que se controla con medicamentos orales, y como en todas las cirugías deberá tomar medicamentos para evitar infección. El tiempo de recuperación para reiniciar sus actividades cotidianas es de 3 a 5 días en promedio y deberá portar un sostén especial por 4 semanas. Puede haber una disminución o pérdida de sensibilidad temporal que habitualmente se recupera por sí sola.

MAMOPLASTÍA DE REDUCCIÓN

Los senos muy grandes pueden ocasionar problemas médicos por el peso excesivo, siendo común que estas pacientes padezcan de dolor en el cuello y espalda alta por fatiga de los músculos de la región; dolor en los hombros y en ocasiones formación de surcos en dicha zona por la presión que generan los tirantes del sostén; irritación o aparición de infección por hongos a nivel del surco submamario por la humedad y roce constantes que provocan los senos que siempre están caídos; desviación de la columna cervical o dorsal que pueden llegar a ocasionar compresión nerviosa; y además la alteración en la estética corporal que puede ocasionar una disminución de la autoestima.

El tratamiento para este padecimiento es la Mamoplastía de Reducción, en la que se resecará piel, grasa y parte de la glándula mamaria excesiva a través de incisiones que pueden ser en forma de “ancla” o vertical dependiendo del tamaño de los senos. Así mismo se eleva el complejo areola-pezón para colocarlo en una posición normal y estética. Con mucha frecuencia las areolas son más grandes de lo normal, por lo que también se reduce su diámetro.

La cirugía se realiza en forma ambulatoria, con anestesia local y sedación. Habitualmente hay poco dolor, el cual disminuye hasta su desaparición en un lapso de 4 a 7 días en promedio, controlándose con analgésicos por vía oral. Deberá portar un sostén especial por 4 semanas.